Las luces en el mar

20 de octubre de 2016

Cultura y Mar

0

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

ok
 

Siempre están ahí guiando a los marineros, con ese halo de misterio que les envuelve y las historias que a su alrededor se van forjando con el tiempo. Los faros son la luz que guía a los barcos a lo largo de toda la costa y la imagen que la tripulación está deseando ver en sus travesías porque significa que su hogar está cerca. Hoy vamos a hacer un pequeño recorrido por algunos de ellos, especiales por algún motivo, y siempre luciendo su luz en la oscuridad.

 

En Menorca hay un faro muy especial, el faro de Cavalleria, por ofrecer unas vistas de la puesta de sol impresionantes sobre el  mar aparentemente calmado. Su acceso es bastante fácil, en coche, con posibilidad de aparcar a pocos metros. Eso sí, si decides visitarlo cuando apenas haya luz, ten mucha precaución al caminar por el acantilado. Aquí también puedes ver el faro de Artrutx, un faro del siglo XIX y pintado con unas características rayas horizontales blancas y azules. Además en su interior puedes tomarte algo mientras observas el mar de cerca.

 

En Tenerife encontramos el Faro de Teno, en el parque rural del mismo nombre y que es uno de los siete que guían las costas de la isla. En este faro, además de descubrir las maravillas del parque en el que se encuentra, hay un mirador desde donde se observan los acantilados de Los Gigantes y una zona con escaleras para saltar al agua, siempre con mucha precaución. En La Palma, encontramos el Faro de Fuencaliente, del año 1902 y que en su larga vida ha sobrevivido a dos erupciones volcánicas. El color oscuro que le rodea hace que destaque aún más a los ojos de sus visitantes.

 

Uno de los más especiales de la península es el Faro de Chipiona, en Cádiz, que con sus 72 metros se caracteriza por ser el más alto de España. Si quieres hacerte una idea de su altura, puedes subir sus 322 escalones y contemplar las vistas desde él. En la costa malagueña nos encontramos el Faro de Torrox, donde además podrás visitar las ruinas romanas que aparecieron a su alrededor. La peculiaridad de este faro es que su interior es de uso público y en él podrás visitar además el Museo Marino de Torrox.

 

Y en nuestro país vecino nos encontramos con el Faro del Cabo Espartel cerca de Tánger, con siglo y medio de vida y muy presente en los acontecimientos históricos más recientes. Este faro tiene la suerte de contemplar la unión del Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico en la costa marroquí.

 

Sea cual sea tu travesía, piensa que siempre habrá una luz que te guíe y te salude al llegar a tu destino. Nosotros, si tú quieres, te llevamos.