Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

TM pic Morocco mint tea + sweets Tatiana Bralnina shutterstock_377716921

 

Cruzar el Mediterráneo para llegar a Marruecos significa adentrarse en un mundo místico, lleno de sensaciones inolvidables, pero también de aromas y sabores exclusivos. Su rica gastronomía conforma uno de los mayores atractivos del país; un apartado en el que sobresalen, sin duda, sus deliciosos postres, que son sin duda pequeños bocados de placer. Aprovecha nuestras rutas en ferry desde Almería a Nador y de Algeciras a Tánger Med y… ¡embárcate hacia el sabor!

 

Los dulces marroquíes son auténticas obras de arte en miniatura, unas creaciones elaboradas con minuciosa dedicación que beben de la tradición más enraizada. Aunque cada receta cuenta con su propia personalidad, hay tres ingredientes que, de una u otra manera, están presentes en la gran mayoría de ellos: la miel, las almendras y los dátiles. Tienen sabores intensos, apasionados, y suelen servirse acompañados del mítico té verde, la bebida por excelencia en Marruecos. La lista podría ser interminable, por eso hemos decidido presentarte los cuatro postres que mejor definen la esencia gastronómica del país. ¿Estás reparado para disfrutar?

 

  • El seffa representa la variante dulce del cuscús, donde los granos de sémola se endulzan con canela, azúcar glaseado y se suelen acompañar de pasas, almendras y el siempre espectacular cabello de ángel. También hay quien prepara esta receta con arroz o fideos, según su tradición familiar. ¡Realmente exquisito!

 

  • Visitar Marruecos y no probar sus famosos cuernos de gacela es casi como no haber estado en el país: hablamos de unas pastas preparadas con masa de almendras y aromatizadas, atención, con agua de azahar. Su nombre procede de su forma de media luna, que se asemeja al cuerno del animal. Una verdadera delicia.

 

  • Otra eminencia gastronómica la conforman las típicas pastelas, que combinan a la perfección lo dulce y lo salado. Se trata de una empanada rellena de alguna carne, normalmente pollo, y aderezada con almendra molida, azúcar y canela. Como curiosidad, se suelen servir como aperitivo antes de la comida.

 

  • Los sfenj son una especie de rosquillas fritas que se suelen tomar para el desayuno; los sirven calientes, y están están bañados en miel o rociados con azúcar en polvo. ¿Lo mejor? Que te será fácil encontrarlos en puestos callejeros a un precio más que asequible.

 

¿No se te hace la boca agua? ¡Disfruta de la experiencia con Trasmediterranea!