transmediterranea - acciona
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

Galeón (Forsaken Fotos)

 

Con el sol de frente, una hora más de luz y ganas de saborear el mar, comenzamos una nueva aventura de nuestro Trasmecedario con la G de galeón.

 

Un siglo más joven que su hermana la fragata, de la cual hablamos en la anterior entrega de este glosario marítimo, el galeón nació a principios del XVI como buque muy lento pero poderoso utilizado para el comercio y la guerra. Típicamente española, esta embarcación surgió de la necesidad de un buque con gran capacidad y maniobrabilidad para explorar las recién descubiertas Indias.

 

Nos disponemos a correr una nueva aventura por el Atlántico sin miedo a irnos al garete, es decir, quedar a la deriva, sin gobierno, a la merced de la acción del viento, olas, corriente o marea, confiando en el buque y su estabilidad, aun cuando garrea el ancla y no permite al barco quedar fondeado con seguridad.

 

Viajamos a Lisboa en busca de provisiones y la grímpola,  ubicada en el tope del mástil, nos indica que la dirección del viento es la adecuada. Mientras, los gallardetes, banderas pequeñas terminadas en punta, que ondean en el barco e indican nuestra procedencia juegan con el viento rumbo a nuestro destino.

 

Sobre el horizonte,  vemos una embarcación de dos mástiles de alturas iguales, una goleta, que se antepone al sol que acaba de despertar y nos regala uno de esos momentos que sólo el mar nos puede ofrecer.

 

Pero como en toda travesía, surgen problemas inesperados…  Varias  gazas, nudos en forma de ojo, se rompen por las fuertes rozaduras del temporal de días atrás. La solución, hacer una costura, coser el cabo consigo mismo y continuar el viaje, pero para próximas ocasiones mejor utilizar guardacabos para evitar su deterioro.

 

El día avanzó sin sobresaltos,  realizando cada uno sus quehaceres a bordo. Nos acercamos a puerto para reponer víveres y llenar las bodegas del galeón, y nos reencontramos con la goleta que vimos por la mañana, mientras uno de sus marineros se dispone a echar un grampín, es decir, un pequeño ancla.  Por un día, descansaremos en suelo firme para continuar el viaje que nos traerá  las siguientes palabras llenas de historias.

 

Foto | Forsaken Fotos