Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

BLOG Paul bica

Caen las hojas, acecha el frío y el agua llena de vida los ríos, mientras los árboles se dejan envejecer para dentro de unos meses volver a renacer. Durante estos meses la naturaleza desafía a nuestros sentidos. Es hora de una escapada, cámara en mano y con el equipaje justo, hoy viajamos a 3 parques naturales que convertirán los fines de semana otoñales en viajes efímeros e intensos que nos descubrirán nuevos colores, olores y sabores.

 

Comenzamos la ruta en Barcelona, cuya Red de Espacios Naturales está formada por 12 espacios y un total de 100.625 hectáreas donde realizar rutas con todo tipo de itinerarios, visitar exposiciones pedagógicas y acampar, siempre respetando el medio natural. A 50 kilómetros de la capital nos encontramos con el Parque Natural de Montseny, el macizo más alto de la Cordillera Prelitoral catalana y el parque natural más antiguo de Cataluña. La diferencia de humedad y temperatura a sus diversos niveles hace que ésta sea una zona de gran diversidad tanto de flora como de fauna, lo que nos asegura un viaje lleno de descubrimientos.

 

Siguiendo la estela del Mediterráneo llegamos a Valencia, y es inevitable hablar del Parque Natural de la Albufera. Os proponemos un fin de semana distinto a tan solo 10 kilómetros de la ciudad del Turia, esta vez dejamos la Ciudad de las Artes y las Ciencias para navegar en barca por el humedal de gran riqueza biológica y relevancia internacional, denominado por algunos poemas árabes como ‘espejo del sol’. Un lago de 2.800 hectáreas donde conoceremos nuevas aves, visitaremos el bosque mediterráneo y disfrutaremos de un atardecer mágico.

 

El agua es vida, así que cogemos un ferry y viajamos a Menorca, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1993. Tan ansiada en verano por sus calas cristalinas, descubrimos una nueva cara de la isla visitando S’Albufera des Grau. Este parque natural abarca la propia Albufera des Grau, además de la isla de Colom y el cabo de Favàritx. Esta zona, la más húmeda de Menorca, está a tan solo 2 kilómetros de Mahón, y cada una de sus 3 áreas incluye una gran variedad de ecosistemas: dunas, acantilados, bosques, playas… ¿aún os lo estáis pensando?

 

Embarcando en nuestros barcos podréis conocer estos impactantes paisajes, además de disfrutar navegando y contemplando la luna de otoño. ¿Tenéis pensado hacer una escapada a la naturaleza? ¿Ya la habéis hecho? Nos encantaría ver estos paisajes a través de vuestros ojos, no olvidéis que estamos en Instagram (@trasmediterranea) y nos podéis mencionar o etiquetar para compartir vuestros viajes con nosotros J Embarca, enfoca y comparte.

 

Foto | paul bica