transmediterranea - acciona
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

Ceuta_Blog

 

Hoy cambiamos de rumbo. Hoy conocemos un poco más de nuestro pasado y presente, navegamos entre dos continentes, surcamos los aires y las culturas de tan distintas raíces. Hoy dejamos el sur de la península y viajamos a Ceuta, tan cercana como desconocida.

 

Dice la mitología griega que África y Europa estaban unidas por una cordillera, hasta que Hércules, luchando con Anteo, abrió una brecha con un golpe de su mazo, lo que hoy llamamos “Estrecho de Gibraltar”. Dos continentes, dos mares y mil culturas. La Ciudad Autónoma de Ceuta es una puerta a un mundo por descubrir, donde convergen y conviven cristianos, judíos, musulmanes e hindúes, y donde el paso de todas estas culturas durante siglos se deja ver en su arquitectura rica y heterogénea. Muestra de todo ello son el Templo Hindú, la Sinagoga, la Catedral, las Mezquitas y los tres museos militares que alberga la ciudad.

 

Salimos de Algeciras en un fast-ferry de Trasmediterranea rumbo a Ceuta, podemos encontrar billetes desde 21 euros por trayecto para no residentes, y en alrededor de una hora llegamos a nuestro destino. La frontera entre la Unión Europea y Marruecos tiene mucho que ofrecer. Ceuta tiene el único foso de agua salada navegable del mundo, y debido a su ubicación estratégica cuenta con edificaciones militares de todas las épocas, así como variopintos edificios de distinta procedencia cultural.

 

Una buena forma de tener el primer contacto con la ciudad puede ser a través de un paseo en barco, desde el Muelle España y rodeando todo el monte Hacho, desde donde podréis ver los lugares más emblemáticos como el Foso Real, el Castillo del Sarchal o la cala del Desnarigado y su castillo. O bien podéis pasear por sus costas y bañaros en alguno de los lagos de agua salada del Parque Marítimo del Mediterráneo.

 

El suave clima mediterráneo hace que podamos disfrutar de esta ciudad los 365 días del año. Es perfecto para unas pequeñas vacaciones, para pasar unos días en un entorno distinto y enriquecedor, donde disfrutar de la gastronomía con aires marroquíes, salir por el Poblado Marinero junto con la juventud ceutí… y mucho más. Además, gracias al régimen fiscal de Ceuta, podemos aprovechar para ir de compras, ya que no cobran el IVA y los artículos están más baratos que en la península. Desde el histórico edificio Trujillo y hacia la Calle Real, el Paseo Revellín está lleno de negocios de todo tipo, más de uno no se podrá resistir.

 

¿Y aún os lo estáis pensando? Aprovechad esos dos, tres, cuatro días y visitad un rincón que os abrirá una ventana a otro mundo. Conoced el lugar donde tantas batallas, tantas historias y  tantas alegrías han tenido lugar. Empapaos de su sabor, de su música, de su arquitectura y de su gente. Qué os parece, ¿cruzamos?

 

Foto | Víctor Fernández Salinas