Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

Isla de Cabrera, en Mallorca

 

Ya está aquí, ya es oficial… ¡la primavera ha llegado! Desde el pasado 21 de marzo, nos acompañará y nos alegrará la vida hasta el solsticio de verano. Por delante, tres meses justos de energías renovadas, vitalidad, naturaleza, verde y flores, muchas flores. ¿Y quién quiere quedarse sentado en el sofá de casa con tal eclosión de vida? En la literatura, la primavera es sinónimo de juventud, así que demostrad que brío no os falta planeando ahora mismo una escapada que os acerque al paraíso de esta nueva estación templada, que no es otro que las Islas Baleares.

 

Hoy, en la guía viajera de Trasmediterranea, os proponemos un cómodo salto en unos de nuestros ferries a la isla de Baleares que prefiráis, Mallorca o Menorca. Tanto si elegís el puerto de Palma de Mallorca como el de Mahón, la diversión en pareja, en familia o con amigos está más que asegurada, pues estar rodeadas de Mar Mediterráneo por sus cuatros costados da mucho juego. ¿Nos vamos de turismo de naturaleza?

 

Mallorca. La mayor de las Islas Baleares. Esa entrada al puerto en barco, con la bahía de Palma dándonos la bienvenida, no tiene parangón y es pura belleza. Aunque al desembarcar estaréis a unos pasos de su casco antiguo, plagado de patios mallorquines con encanto y vigilado por la atenta y monumental mirada de dos pesos pesados, la Catedral de Mallorca y el Castillo de Bellver, os montaréis en el coche, evitaréis la tentación urbanita, respiraréis hondo y tomaréis una decisión viajera importante: ¿mar o montaña? Porque, ¿os contamos un secreto? Los meses de primavera son ideales para perderse por los innumerables y desconocidos espacios naturales de la isla, practicando el senderismo por Mallorca hasta hartarse… ¡y para todos los niveles y gustos! De muestra, ahí van un par mallorquín (lo que en la jerga de la isla no significa necesariamente dos) de botones.

 

Si habéis elegido mar, la respuesta correcta es el Parque nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera. Pocos saben que pertenece al municipio de Palma de Mallorca y que constituye el mejor exponente de ecosistemas insulares no alterados del Mediterráneo español. La visita al conjunto de islas e islotes de Cabrera es una excelente y educativa excursión de un día en Mallorca. Para ello, conduciréis hasta la tranquila población costera de la Colonia de Sant Jordi, al sur de la isla y os subiréis a bordo de alguna de las embarcaciones turísticas que, tras una hora de emocionante navegación, os transportarán hasta el paraíso. Allí podréis caminar, descubrir su pasado cargado de historia, comer y, si sois valientes, daros el primer chapuzón del año en uno de los fondos marinos mejor conservados de nuestro litoral. La novedad es que, por primera vez, desde el 1 de abril también podréis vivir la experiencia única de dormir en Cabrera, en un refugio de tan solo 12 plazas (reservas a través de la web).

 

Si habéis elegido montaña, ¡estáis de enhorabuena! Os sugerimos calzaros las botas y comenzar la aventura en el municipio de Calvià, puerta de entrada al GR- 221, donde podréis visitar en familia la Finca Pública Galatzó o conducir directamente hasta cualquiera de los pintorescos pueblos de la Sierra de Tramuntana, con sus casas de cuento forradas de piedra y echar a andar por un entorno natural único que la UNESCO declaró Patrimonio Mundial en la categoría de Paisaje Cultural en 2011.

 

Maravillaos mientras practicáis senderismo entre ingeniosos y bellos bancales agrícolas, que tienen por vecinas calas de ensueño. La oferta de rutas a elegir es infinita, así que calentad motores con algunas más cortas y menos exigentes (El Fumat o la Volta a la Moleta de Binifaldó) e id subiendo de intensidad con ascensos de 8 horas hasta el Puig de l´Ofre o el de Massanella, que requieren buena forma física.

 

Y toda esta acción a menos de una hora en coche desde el Puerto de Palma. Aquí podéis ver la oferta de Trasmediterranea para Semana Santa. Os garantizamos que vayáis donde vayáis, respiraréis verde y primavera. ¿Y qué pasa con Menorca? Pues que es tan natural, que bien merece el honor de un capítulo aparte. ¡Continuará!

 

Firma: Marita Acosta

 

Foto | Martín Bestard