En barco, mejor que en avión

29 de octubre de 2013

General

0

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterGoogle+0Pin on Pinterest0Email to someone

Mejor en barco

Cuando subimos a un avión, a un autobús, a un tren o a un coche pensamos que ojalá el viaje se haga corto. Cuando subimos a un barco, sin embargo, la sensación es diferente porque a bordo comienza el descanso y el disfrute.

Viajar en barco es más que desplazarnos de un punto a otro, es pasarlo bien a bordo, subir a cubierta y ver cómo nos alejamos del punto de partida; es el placer de movernos libremente por el buque, de disfrutar de la puesta del sol tomando un refresco, de ver delfines, de quedarnos traspuestos con el frescor de la brisa marina.

Viajar en barco es mucho más cómodo que el avión. Para empezar, los puertos están más cerca que los aeropuertos: son parte de la ciudad, mientras que los aeropuertos están en las afueras; además podemos viajar con el equipaje que queramos, nuestros hijos pueden corretear a sus anchas; nos podemos llevar el coche y nuestras mascotas viajan con nosotros, cómodas y tranquilas.

Las posibilidades son infinitas: podemos bailar si estamos animados, comer en el restaurante, o si preferimos algo más informal, tomar unos bocadillos haciendo un picnic en cubierta, y asomarnos para ver cómo aparece en el horizonte el lugar al que nos dirigimos…

…O en palabras de Robert Louis Stevenson: “Yo no viajo para ir a alguna parte, sino por ir. Por el hecho de viajar. El asunto es moverse.”